𝗟𝗢𝗦 𝗕𝗢𝗧𝗢𝗡𝗘𝗦 𝗗𝗘 𝗠𝗜 𝗠𝗔𝗗𝗥𝗘

𝗟𝗢𝗦 𝗕𝗢𝗧𝗢𝗡𝗘𝗦 𝗗𝗘 𝗠𝗜 𝗠𝗔𝗗𝗥𝗘 Deshacer la casa de tus padres es el siguiente escalón a enterrarlos, un duro trago que se hace con una mezcla de ternura, emoción y tristeza infinita. Es rescatar recuerdos, encontrar pequeños tesoros que no recordabas o que ni siquiera sabías que existían. Te sientes como un ladrón abriendo cajonesSigue leyendo «𝗟𝗢𝗦 𝗕𝗢𝗧𝗢𝗡𝗘𝗦 𝗗𝗘 𝗠𝗜 𝗠𝗔𝗗𝗥𝗘»

Tus hijos no tienen la culpa…

Tus niños no tienen la culpa del mal día que tuviste.  Tus niños no tienen la culpa de los problemas con tu pareja.  Tus niños no tienen la culpa de tus frustraciones ni de los malos ratos en tu trabajo. No tienen la culpa de que se haya roto el condón o fallado la píldora anticonceptiva.Sigue leyendo «Tus hijos no tienen la culpa…»

Leticia y el …

maravilloso poder de las palabras. Leticia fue mi alumna en la escuela ‘Justo Sierra», en plena Sierra. Tenía once años de edad. Once años conociendo las carencias y la mugre de la vida. Siempre con la misma ropa, heredada por una tradicional necesidad familiar. Once años batallando con los bichos de día y de noche. Con una nariz queSigue leyendo «Leticia y el …»