Necesito llorar

Necesito llorar, ¿puedes ayudarme…? Era una tarde de nostalgia, fría, nublada. Una tarde cansada, agotada, de esas que llaman desde fuera para ser contempladas tras los cristales a medio empañar de una ventana. Una tarde que nadie se atrevía a cruzar. Nadie, ni siquiera los perros. Sin embargo, así contemplada, desde dentro, con el calorSigue leyendo “Necesito llorar”