Necesito llorar

Necesito llorar, ¿puedes ayudarme…?

Era una tarde de nostalgia, fría, nublada. Una tarde cansada, agotada, de esas que llaman desde fuera para ser contempladas tras los cristales a medio empañar de una ventana. Una tarde que nadie se atrevía a cruzar. Nadie, ni siquiera los perros. Sin embargo, así contemplada, desde dentro, con el calor del hogar sobre la piel, transmitía una rara sensación de serenidad, la seguridad de estar a salvo de cualquier eventualidad. Tengo dolor en cada fibra, en cada célula, no, no es un dolor cualquiera, es un dolor frío, intenso, agobiante. Me duele el “alma”.

Tal vez se parezca a la espera del castigo, como cuando siendo muy pequeño, te decían eso de: “luego hablamos”. O aquella hada que con una distancia insalvable te servia un “tenemos que hablar” No recuerdo una sola vez en la que el castigo superase en dolor a esa espera.

¿Duele sentirte impotente…?, ¿duele esperar esas noticias que ya presupones malas…?, ¿duele el dolor de aquellos a los que amas de todo corazón…?, quizás el empleo del termino “sufrir” sea mas descriptivo, pero a mi me suena vacío. ¿Que es el dolor…?, ¿que el sufrimiento…?.

¿Por qué a mi…?, o peor, ¿por qué a los míos…?, ¿como es que te sientes tan a salvo, como yo ayer…?, ¿por qué…?. ¿Por que?. ¿POR QUE…?

A menudo oigo eso de que estas cosas pasan para que aprendamos de ellas. ¡Vale!, de acuerdo, y es en este preciso momento cuando gritas desde el estomago, o quizás mas abajo…: ”QUIERO CAMBIARME DE ESCUELA”.

Cuando al fin soy consciente, estoy en pie, tras la ventana. Que todo ese dolor ya pasó hace muchísimo tiempo, aunque los recuerdos se funden con mi relato. Y sirvió, claro que aprendí, hoy no sería tan fuerte, ahora no sería tan yo mismo, ni las prioridades serían las mismas . También aprendí a darme cuenta que aunque caigas, es mas importante levantarte, aunque ya nunca seas el mismo, tambíen pude alcanzar a ver que lo mas importante está en aquello que no puedes ver y en todo eso que no se puede medir. Fue entonces, en aquel otro momento tras la ventana cuando aprendí que es mejor amar que ser amado. Hasta hoy.

Fer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: