Padre

Hay padres que son paisajes infranqueables.  

Que se atrincheran detrás de sus cuerpos para ser siempre esos eternos desconocidos a los que besas en la mejilla.

Hay padres niño que conservaron toda la magia entre sus manos hasta el final de sus días.

Que hicieron de esta triste realidad un maravilloso juego.

Hay padres tiranos y dictadores que no te quieren y a los que tú no estás obligado a querer porque lo único que hicieron fue joderte la vida.

Hay padres que se creyeron que tú les pertenecías y que eligieron tu carrera, tus gustos y tus parejas por ti, porque si no hacías lo que ellos querían te retiraban su afecto.

Hay padres que te enseñaron a ser libre y así te quisieron.

Hay padres a los que la palabra padre se les queda grande porque tienen el alma muy pequeña, que se desentendieron de las madres y del futuro, que huyeron nada más saber que iban a ser padres y por eso hay padres cuyos lugares ocupan las madres o las abuelas o los abuelos con doble ración de besos.

Hay padres que estuvieron ausentes porque había que comer.

Hay padres que jamás recogieron un plato, cambiaron un pañal o limpiaron la mierda de su retrete porque aprendieron que ellos como hombres tenían el privilegio de que se les sirviera.

Hay padres que entendieron que todo iba también con ellos y asumieron su parte del trato sin esperar un aplauso.

Hay padres como el mío que no existen y no son, porque una familia no es una multiplicación y familia es a quien yo quiero y quien me quiere.

Hay padres que nunca dicen nada y luego lloran cuando consigues algo importante y ahí compruebas que es que nadie les enseñó a hablar de lo que llevaban por dentro.

Hay padres que son lugares de paz en cuyos brazos bandera puedes rendirte durante un rato y volver a ser ese niño que fuiste.

Hay padres que se te mueren y ahora lo que queda de él aquí eres tú porque tú eres el regalo que él le hizo al mundo y que has de devolver simplemente viviendo.

Con el corazón muy alto, agradeciendo el oxígeno, las ramas que se mueven y la posibilidad de amar.

Hay padres que todavía tienes justo al lado. 

A los que puedes abrazar.

Y justo antes de separarte de él.

Susurrarle.

Gracias.

Roy Galán

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: