Cuando me vaya

 

Cuando me vaya,
heredarás la ternura
que quedó dentro,
desdoblada y esparcida 
por aquí dentro.

Cuando me vaya,  
que será el día menos esperado,  
como casi siempre, 
Cuando me vaya,  
digo, 
lo invadirán todo mis silencios  
y habrá aún más silencio 
todavía; 
porque me iré desnuda de todo 
lo mundano  
y marcharé dando voces de muerto. 
Cuando me vaya …. 
que tal vez no me ausente todavía,
Cuando me vaya, digo… 
será resucitando la voz 
y en ella la palabra 
con la sonrisa de la LUZ 
y la audacia de volver 
sin haberme ido, para abrazarnos. 
Cuando me vaya, 
que no me iré aún, 
nos cogeremos de la mano 
para arroparnos; 
y si te vas tu, 
que tampoco aún te vas a ir, 
te contaré, cada día, los atardeceres preñados de tu ausencia 
con el brillo cautivador de tu mirada 
y la audacia que dejaste, 
envuelta en papel de aluminio, 
la víspera misma de tu regreso 
al Hogar del que salimos. 

Irse es preparar el camino. 
El camino del alma, 
para entendernos sin hablar, 
para vernos sin mirarnos, 
para abrazarnos en el Infinito Corazón del Padre-Madre. 

Poema en honor del Ser que fue: María Elena Diverio 
Ángel Diaz

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: